domingo, 25 de mayo de 2008

El desarrollo es presente e integración

Existen distintas maneras de vivir la vida, cada una de ellas tiene su explicación o razón de ser.

El desarrollo económico,educacional,social y cultural, guarda una estrecha relación con estas maneras.

Para quienes el desarrollo ha sido esquivo, su forma de vivir se caracteriza por el análisis constante del pasado, el escaso goce del presente y el miedo e incertidumbre al futuro. La añoranza y desesperanza en este caso, los aisla, deprime y desintegra de la vida en comunidad.

Para aquellos que el desarrollo ha llegado incompletamente y están en constante búsqueda de aquel, se caracterizan también por ser incapaces de gozar el presente, se lamentan de los errores del pasado y luchan constantemente con un futuro mejor, en este caso sus necesidades y búsquedas los aislan del ahora y del compartir con su medio.

y finalmente están aquellos a quienes el desarrollo ha tocado sus puertas, para ellos el pasado es un lindo y a veces difícil aprendizaje, el presente es disfrutado intensamente y el futuro no es más que una proyección positiva de los planes y actividades actuales. Estas personas están integradas y viven en armonía con quienes lo rodean.

El desarrollo en conclusión, no es un concepto asociado al dinero, sino más bien es un nivel de conciencia, de educación y de forma de encarar la vida.

Sumo- Lo quiero ya

3 comentarios:

lorianne dijo...

Muy interesante. ¿En cuál de los tres estaré yo? Espero haber alcanzado el completo desarrollo. Tiene razón, la gente usualmente asocia desarrollo al dinero, pero para mí el dinero no es más que una oportunidad que nos puede llegar luego de haber alcanzado el desarrollo o que, en el peor de los casos, no nos permite desarrollarnos totalmente.
Pero, ¿qué es en realidad la integración para usted?

diego castro valencia dijo...

la integracion es vivir en la diferencia y nutrirse de las distintas formas de relacionarse, es enirqucerse de las distintas cultruas, es ser capaz de romper nuestros moldes y el atreverse a chocar con lo desconocido, con lo ajeno y lo menos propio a nosotros, entendiendo que en ese proceso esta la gran riqueza de la globalización y las relaciones humanas.

Lorianne dijo...

Jaja. La verdad que entiendo más de lo que creía la integración, pues he estado lidiando con ella desde niña. Sucede que aparte de ser de una religión no muy común mi familia y yo nos hemos mudado más veces de lo que uno normalmente debería mudarse y, por tanto, también cambié de colegio muchas veces, además de todas las clases extracurriculares que tenía, en las cuales entraba a grupos nuevos a cada momento. Se puede decir que sufrí la falta de integración de los demás muchas veces y aún ahora puede que la haya sufrido.