domingo, 7 de junio de 2009

Integración Latinoamericana.

Es fundamental trabajar por la unidad latinoamericana para que avance más pronto de lo que se piensa, más allá del color político del Gobierno de cualquier país latinoamericano, hay que establecer políticas en común, para responder como bloque, por ejemplo, condenando las guerras, no justificando ningún tipo de matanza por motivos étnicos, territoriales o de cualquier otra índole.

Es necesario Que se actúe como frente común ante la destrucción del medio ambiente, la escasés energía y un trato desigual e incluso racista con los emigrantes.

En definitiva actuar de manera uniforme frente a políticas impuestas por la globalización que obliga a Latinoamérica a buscar los puntos de unión, las diferencias son irrelevantes frente a las ventajas de trabajar unidos como una sola Región.

Para funcionar como un solo bloque es fundamental ser generosos, todos, incluyendo Chile. ¿Para qué seguir discutiendo por pedazos de mar o tierra? ¿Por razones económicas?, ¿revanchas históricas?, nuestra sociedad, nuestra Región necesita rescatar el verdadero espíritu de nuestros libertarios y de nuestros antepasados indígenas que mostraron que podemos construir nuestras propias culturas hoy miradas y admiradas en el mundo, y que se opusieron a la invasión española, portuguesa, estadounidense y de otros países que nos han intentado dominar. Crear una gran patria en común, pero justamente de la generosidad, no por asuntos de amabilidad, sino comprendiendo que hay asuntos muchos más urgentes que resolver, y que necesitamos de la ayuda de todos los países y pueblos latinoamericanos para ser una Región fuerte, que tenga una voz sólida ante el concierto mundial: la pobreza, la violencia, la corrupción, el medioambiente y desde luego nuestra deuda histórica con nuestros verdaderos antepasados, nuestra siempre postergadas etnias indígenas, son nuestras necesidades urgentes.

En un mundo cada vez más globalizado es fundamental tener una voz unida, y no es retórica es una necesidad estratégica. ¿Pesarían lo mismo en el concierto mundial países como España, Francia, Italia, Alemania de lo que pesan siendo parte de la Unión Europea? Por supuesto que no, cada uno hablando solo sería mucho más débil.

Ellos aprendieron y aún no del todo, a partir de sus horribles guerras, matanza de decenas de millones de personas en la última guerra mundial; idiomas distintos, culturas muy diferentes y sin algo clave un sentimiento europeo, lo tienen más racionalizado que sentido.